Precauciones sobre rayos UV. Un peligro real. Estudios revelan que la atmósfera terrestre sólo absorbe una porción de los rayos UV conocidos como UVC. Los nocivos rayos UVB y los aun más peligrosos rayos UVA, cuando quedan al descubierto, penetran en la córnea de los ojos, el cristalino ocular y la retina, causando daños irreversibles.

 

El enemigo invisible. La radiación UV no es la luz que vemos sino las invisibles propiedades electro –magnéticas irradiadas desde el sol o desde diversas fuentes de luz como fluorescencias fijas, luz de cama solar y áreas de soldaduras eléctricas. Nadie puede escapar. Cualquier actividad expuesta al aire libre necesita protegerse del sol. En suma, áreas intensamente iluminadas con luces fluorescentes fijas, lamparas de vapor de mercurio de alta densidad son algunos de los ambientes menos reconocidos como poseedores de una amenaza para la salud de los ojos.

 

Sorpresivamente, algunos medicamentos pueden causar un aumento de la sensibilidad en los ojos a los rayos UV. Solución: sus lentes de sol actuales o futuros necesitan de protección UV. Por más información consulte a su técnico óptico de confianza.