Qué es el estrabismo?

 

En el lenguaje corriente, es frecuente decir de una persona que padece estrabismo «que está bizca.

Los músculos específicos que controlan cada uno de los movimientos de nuestros ojos se denominan músculos extra-oculares. Reciben directa y simultáneamente órdenes de movimiento provenientes de nuestro cerebro para que los dos ojos se dirijan de manera coordinada hacia el objeto que quieren observar. Cuando esto no es posible porque un ojo está desviado, a veces los dos, entonces hablamos de estrabismo.

Esta disfunción de la visión binocular provoca generalmente la supresión de una de las imágenes recibidas por el cerebro (la de uno de los dos ojos) pero a esto se añade el riesgo de que el ojo menos utilizado se vuelva ambliope.

Según la dirección de desviación del ojo o de los ojos, el estrabismo puede ser:

 

     Estrabismo convergente
     Estrabismo divergente
     Estrabismo vertical


Cómo detectarlo?

 

En general en los estrábicos uno de los ojos (dominante) se dirige hacia el objeto buscado y el otro se dirige hacia un punto diferente del espacio.

 

El tratamiento depende del tipo de estrabismo. En OPTICA DELFINO, contamos con Licenciados en oftalmología quienes podran realizar un diagnóstico preciso y prescribir el tratamiento a seguir.

 

Según el tipo de estrabismo, se utilizaran gafas para compensar una posible ametropía (miopía, hipermetropía, astigmatismo) y si es necesario prismas para devolver la visión binocular.

 

A veces, se usa la técnica de oclusión (cubrir un ojo) para entrenar el ojo desviado. También se recurre a ejercicios de entrenamiento visual (tratamiento ortóptico) realizados con un óptico.

 

En otros casos puede ser necesaria una intervención quirúrgica. Generalmente va acompañada de tratamiento ortóptico destinado a desarrollar la fusión y la visión tridimensional. Raramente se considera estrábicos a los bebés antes de los seis o siete meses de edad. Si después de este tiempo y los signos de estrabismo persisten, será necesario consultar con un oftalmólogo. Una atención rápida es primordial para el buen desarrollo del sistema visual del niño.